ampliar hipoteca

¿CÓMO AMPLIAR LA HIPOTECA?

La opción de ampliar hipoteca puede llegar a planteársete si tienes un préstamo hipotecario. Es algo posible, siempre y cuando tu banco autorice la operación. Para ello tendrá en cuenta factores como tu nivel de riesgo, el tiempo que llevas pagando la hipoteca o tu edad. 

Lo cierto es que resulta una operación muy atractiva si necesitas contar con mayor liquidez mensual o para afrontar imprevistos tales como la reforma de la vivienda. Así, puedes pedir ampliar el capital o reducir la cuota mensual, lo que te resulte más conveniente. 

Hoy día la ampliación de hipoteca es una opción de financiación por la que apuestan un gran número de personas, ya sea por dificultades económicas o para mejorar su casa o emprender nuevos proyectos, como por ejemplo la compra de una segunda vivienda.

Si estás interesado en ampliar hipoteca, debes saber que es habitual que tu entidad bancaria te pida una serie de condiciones a cambio. Por ejemplo, puede aumentar unas décimas el diferencial de tu préstamo, de modo que tendrás que devolver al banco unos intereses totales mayores.  

¿En qué consiste la ampliación de hipoteca?

Se trata de una operación que recibe el nombre técnico de novación; se define como un cambio en las condiciones del préstamo hipotecario que tienes con tu entidad financiera, con el objetivo principal de aumentar el importe o el número de cuotas mensuales.

No se debe confundir con la subrogación, que es cambiar el préstamo a otra entidad bancaria, y que tienes otros costes y motivaciones: en este caso no tiene por qué implicar un cambio en el capital prestado, ni tampoco en el periodo de amortización.

Razones para ampliar la hipoteca

Generalmente, son dos las razones por las que puedes ampliar la hipoteca.

Ampliar el capital total

Cuando firmaste la hipoteca seguro que pensabas que podrías hacer frente a las cuotas mensuales sin ningún tipo de problema. No obstante, en la vida pueden surgir imprevistos, y quizá en algún momento tengas que destinar parte de tu sueldo a solucionar alguno de ellos. Pues bien, para evitar tener dificultades a final de mes, puedes ampliar hipoteca para conseguir una mayor liquidez, solicitando al banco que incremente el capital por el que te la concedió inicialmente.

Antes de tomar esta decisión es importante que hagas cálculos: debes contar con que, al aumentar el importe de la hipoteca, los intereses también serán mayores.  En cualquier caso, una ampliación de hipoteca siempre es más rentable que solicitar un préstamo personal, ya que los intereses de esta segunda vía de financiación son más elevados.

Reducir la cuota mensual

También tienes la opción de alargar el plazo de amortización del préstamo hipotecario para poder disfrutar de una mayor liquidez cada mes. Esta es una de las soluciones que toman muchísimas personas que están atravesando ciertas dificultades económicas y que tienen problemas para poder afrontar el pago de las cuotas de su hipoteca.

Si alargas el plazo de amortización aumentará el número de cuotas, de modo que el importe mensual de las mismas será menor. No obstante tienes que tener en cuenta que, al alargar el plazo de devolución del préstamo hipotecario, los intereses también van a ser mayores.

Existen además algunas situaciones en las que el banco no permite ampliar hipoteca reduciendo la cuota mensual:

  1. Una de ellas es cuando además de la hipoteca, tienes inscritas en el registro otras cargas posteriores.
  2. Tampoco es una opción viable cuando te quedan muchos años para acabar de amortizar la hipoteca, por ejemplo más de 20 años.
  3. Otro aspecto a valorar es que la edad máxima para terminar de pagar un préstamo hipotecario es normalmente a los 70 años.

Comprar una segunda vivienda

Otra de las razones que pueden llevarte a la ampliación de la hipoteca es el deseo de adquirir una segunda vivienda. En muchos casos resulta más rentable que pedir un nuevo préstamo hipotecario para financiar esa compra.

Ventajas y desventajas de ampliar hipoteca

Como casi toda operación bancaria, ampliar una hipoteca tiene una serie de ventajas y desventajas que debes conocer antes de tomar una decisión final, y que te resumimos a continuación.

Ventajas

La ventaja más relevante de ampliar la hipoteca por capital es que, como ya hemos mencionado, te saldrá más barato que contratar un préstamo personal, ya que los intereses en un préstamo hipotecario son menores. Además esta opción resulta más sencilla que llevar a cabo una subrogación de hipoteca: un trámite mucho más complicado que requiere de mayores costes y “papeleo”.

Desventajas

En lo relativo a los inconvenientes, ampliar tu préstamo hipotecario requiere de la aprobación del banco. Además, debes tener en cuenta que el coste total de la hipoteca se encarecerá al aumentar también los intereses.

Gastos que acarrea la ampliación de la hipoteca

Si estás decidido a realizar una ampliación hipotecaria, debes saber que tiene una serie de gastos asociados:

  1. En primer lugar, la comisión por novación, siempre y cuando esté reflejada en tu contrato; aunque no está regulada por ley, oscila entre el 0,1% y el 1%.
  2. En segundo lugar, la tasación de la vivienda, a no ser que quieras ampliar el capital inicial.En segundo lugar, la tasación de la vivienda, a no ser que quieras ampliar el capital inicial.