que es credito

CRÉDITO: QUÉ ES Y EN QUÉ SE DIFERENCIA DE UN PRÉSTAMO

Si te preguntas qué es un crédito, probablemente tengas algunas dudas con respecto a otro término similar, el préstamo. Un crédito es una cantidad de dinero que una entidad financiera pone a tu disposición para que lo utilices cuando creas conveniente. No tienes por qué utilizar la totalidad del dinero, sino que lo puedes ir cogiendo de la cuenta o la tarjeta cuando lo necesites. Así, sólo pagarás intereses por el dinero que hayas utilizado.

Del mismo modo que el préstamo, ayuda a solucionar problemas de financiación, pero hay diferencias entre ambos. Y es que el crédito se suele utilizar para necesidades de liquidez en momentos puntuales, mientras que el préstamo está pensado para realizar inversiones que precisan de un importe determinado y, generalmente mayor.

¿Qué es un crédito?

Un crédito se define como la puesta a tu disposición de una determinada cantidad económica por parte del banco, a la cual puedes acceder a medida que lo vayas necesitando, ya sea poco a poco o de una sola vez. Existe un tope, que es lo que se conoce como límite de crédito pactado. Es una de las vías de financiación más abiertas ya que te permite disponer del dinero en función de tus necesidades.

Los dos principales productos de crédito que existen son los siguientes.

  • Tarjeta de crédito: tal y como su propio nombre indica, es una tarjeta que te permite realizar compras y pagos, así como retirar dinero de cajeros, incluso si no tienes fondos en tu cuenta corriente, hasta el límite de crédito pactado con la entidad bancaria. La devolución del capital y los intereses se realiza de forma periódica, en función del acuerdo que hayas firmado con el banco en el contrato.
  • Línea de crédito: se trata de una cuenta en sí misma, en la que tienes siempre dinero disponible. Debes pagar unos intereses por el dinero que utilices, así como por tener abierta la cuenta. La línea de crédito se puede renovar hasta tres veces.

El crédito es por tanto un producto más abierto que otras fuentes de financiación como los préstamos. Así, son cada vez más los particulares y empresas que recurren a esta opción.

¿En qué se diferencian un crédito y un préstamo?

Teniendo en cuenta qué es un crédito, es interesante conocer en qué se diferencia de un préstamo.

Objeto de la financiación

Tanto con el crédito como con el préstamo el banco pone a tu disposición una determinada cantidad económica. No obstante, ambas vías de financiación se utilizan para fines distintos. Si vas a realizar una compra importante o necesitas una gran suma de dinero para realizar por ejemplo una reforma en el hogar, lo mejor es que optes por un préstamo.

Si en cambio te ha surgido un imprevisto y necesitas un apoyo puntual para afrontar los gastos, debes solicitar un crédito.

Puesta a disposición del dinero

La diferencia más significativa entre ambos tipos de financiación tiene que ver con el acceso al dinero solicitado. Si pides un préstamo al banco, accedes a todo el dinero de una sola vez en el momento en el que la entidad te lo concede. Mientras, en el caso del crédito, puedes ir accediendo al dinero que has solicitado a medida que lo vayas necesitando.

Es decir, con el préstamo rompes la hucha de una sola vez y consigues todo el dinero que necesitas y con el crédito vas sacando el dinero poco a poco según tus necesidades.

Intereses

La forma de acceder al dinero es diferente, de manera que los intereses a abonar en un préstamo y un crédito también son distintos. En el caso del préstamo pagas intereses por todo el capital que te ha prestado la entidad bancaria.

En cuanto al crédito, sólo pagas intereses por el dinero que has utilizado, no por la totalidad del dinero que el banco ha puesto a tu disposición. No obstante, en ocasiones existe una comisión relativa al dinero que no has utilizado.

El plazo de amortización entre ambos también varía ya que un préstamo por lo general tiene un plazo mayor, por lo que sus intereses son más elevados.

Devolución del dinero

Cuando solicitas una determinada cantidad de dinero a una entidad bancaria, debes devolver la totalidad del capital más unos intereses. Pues bien, en el caso del préstamo la forma de devolución son cuotas mensuales previamente pactadas con el banco. Una vez terminas de pagar esas cuotas, se da por finalizada la operación.

El crédito funciona de forma diferente. En la gran mayoría de los casos se renueva de forma anual para que puedas seguir utilizando esa línea de financiación cuando lo necesites. Por ejemplo, una forma sencilla de acceder a una línea de crédito es contratando una tarjeta de crédito.

Consejos para pedir un crédito

Ahora que conoces qué es un crédito, si estás interesado en optar a esta vía de financiación, hay una serie de consejos que merece la pena conocer.

  • Cantidad a solicitar: antes de acudir al banco para pedir el crédito, es importante que analices cuál es la cantidad de dinero que realmente necesitas. Aunque con el crédito sólo pagas intereses por el dinero que utilizas, recuerda que también hay una pequeña comisión por el dinero que no has utilizado.
  • Capacidad de pago: también debes saber cuál es tu capacidad de pago para devolver el crédito. De lo contrario, puedes incurrir en mora, lo cual te generará graves consecuencias.