excusas metas

excusas baratas

27/02/2019

En el Abierto de Australia de tenis de hace algunas temporadas hizo muchísimo calor y, en una conversación telefónica tras un partido, Toni Nadal le dijo a su sobrino y ex-pupilo Rafa Nadal que había jugado regular. Ante esa reprimenda Rafa le dijo que había hecho muchísimo calor y eso le había hecho jugar peor, a lo que Toni solo pudo contestar algo como: “Pues debe haber hecho calor solo en tu mitad de la pista, porque a tu rival no parece que le haya afectado”.

A todos nos ha pasado, hacemos lo que podemos, las cosas no salen bien y, cuando nos piden explicaciones, buscamos excusas. Lo hacemos todos, lo hace hasta el mismísimo Rafael Nadal.

También les pasa a los gestores de fondos. Es muy típico que tras un año complicado un gestor diga que ha sido muy difícil ganar dinero, que no ha sido culpa suya, que todas sus decisiones han sido correctas, etc.

Hay veces que será cierto, habrá ocasiones en donde realmente casi nadie gana dinero[1]. Pero muchas otras veces podremos decirles a los gestores que ha debido ser un mal año solo en su mitad de la pista, porque desde luego el resto de gestores lo han hecho bien.

Eso no quiere decir que haya que vender cuando un gestor haya tenido un mal año, pero sí que hay que exigirle las explicaciones apropiadas por sus errores y no aceptar excusas baratas.

Hay excusas baratas de todo tipo y para todos los gustos. Quizás algunas de las más míticas son las que nos ponemos o poníamos en época de exámenes. Porque la época de exámenes es ese momento en el que de repente recoger tu cuarto se convierte en una tarea extremadamente necesaria y urgente; en el que sacar la basura ya no es algo tan malo; es decir, en el que cualquier excusa es válida con tal de no estudiar.

Con el ahorro nos pasa igual, siempre queremos empezar a ahorrar, pero siempre hay alguna razón para no hacerlo: se ha roto el coche, se ha roto la lavadora, hay que comprar los regalos de navidad, etc.

El caso es que aquí siempre hablamos de inversión y mercados, pero sin ahorro no hay inversión, primero hay que ahorrar para tener dinero para invertir y si seguimos con las excusitas nunca empezaremos a ahorrar.

Ya vimos en su momento que una de las barreras que solemos tener para no ahorrar es que supone quitarle cosas a nuestro yo presente en beneficio de un yo futuro con el que nos cuesta simpatizar. Evidentemente otra de las barreras son estas excusas que nos ponemos todos.

Y el verdadero problema que tenemos es que podemos poner todas las excusas que queramos, pero esas excusas no nos van a ayudar a jubilarnos: las excusas ni ganan partidos ni pagan jubilaciones.

¿Cuáles son tus excusas para no ahorrar?

 

[1] De hecho, 2018 fue una de esas ocasiones.

¿AÚN NO ESTÁS SUSCRITO A INVERTIPS?

No te pierdas nada de nuestra newsletter sobre actualidad, lecciones y curiosidades de inversión. ¡No tienes que ser cliente de EVO!

 

 ¡SUSCRÍBETE YA!

 

ENCUENTRA TU FONDO DE INVERSIÓN
FONDO INTELIGENTE EVO
OTROS FONDOS Y VALORES
PLAN DE INVERSIÓN INTELIGENTE EVO