celebracion

¿los reyes de qué?

22/06/2020

 A principios de enero de 2015 el Real Madrid de Carlo Ancelotti era conocido como “el Madrid de los récords”, era el vigente campeón de la UEFA Champions League y llevaba 22 victorias consecutivas en partido oficial. Todo iba sobre ruedas y entonces llegó la derrota.

 

La mejor racha de victorias de un equipo de fútbol español se cortó frente al Valencia y la prensa empezó a dudar del equipo casi ese mismo día. Aunque el equipo no había cambiado, desde ese momento ya nada fue lo mismo. El Madrid perdió todos los títulos en juego y Ancelotti fue destituido.


Es curioso cómo funciona la naturaleza humana y como la prensa la magnifica. Ni el Madrid era tan bueno en diciembre ni tan malo en febrero, pero la percepción cambió por completo para los aficionados, para los rivales e incluso para los propios jugadores.


En los mercados pasa lo mismo: no hay nada mejor que un cambio brusco en el precio para cambiar el sentimiento, incluso aunque no haya cambiado nada en el mundo. Cuando los mercados suben todo el mundo está dispuesto a pagar más por las empresas. Sin embargo, cuando bajan, el sentimiento se puede volver negativo a una velocidad tan increíble como lo que tardó la prensa en cambiar de opinión con el Madrid.


Por eso, preguntarnos cuánto estamos dispuestos a perder en nuestras inversiones, más que medir nuestra capacidad de tolerar pérdidas, mide nuestro estado de ánimo en ese momento, que dependerá de lo que haya hecho el mercado en los meses anteriores.


¿Va a ser la respuesta a esa pregunta la misma después de 10 años de subidas abultadas, que después de una bajada de un 30-40%? Evidentemente no.


Cuando todo sube pensamos que si baja, compraremos más y volverá a subir. No solo pensamos que podremos aguantar caídas grandes, ¡hasta queremos que ocurran!. Vamos, que nos creemos “los reyes del mambo”.


Pero cuando se cumplen nuestros deseos y llegan las caídas que nos permiten comprar barato, nuestro punto de vista cambia radicalmente, se nos olvida completamente lo que pensábamos cuando estábamos en máximos, es como si fuéramos una persona totalmente distinta. “¿Los reyes del qué?”, nos dirán las voces de nuestra cabeza mientras nos escondemos debajo de una piedra.


Esto no quiere decir que hacernos esa pregunta no sea útil, sino que solo nos va a ayudar a conocer nuestra capacidad real si la hacemos tanto cuando el mercado está en máximos, como cuando está en mínimos y comparamos nuestras respuestas.


Tener claro cómo el mercado puede jugar con nuestros estados de ánimo va a ser útil para elegir en qué activos invertir si nuestro horizonte temporal nos permite elegir cualquiera y sospechamos que invertirlo todo en bolsa nos puede llevar a asustarnos en el peor momento. Sin tener eso claro no podremos aplicar el método que presentaremos en nuestro próximo “¿Sabías qué…?”.

 

¿AÚN NO ESTÁS SUSCRITO A INVERTIPS?

No te pierdas nada de nuestra newsletter sobre actualidad, lecciones y curiosidades de inversión. ¡No tienes que ser cliente de EVO!

 

 ¡SUSCRÍBETE YA!

 

ENCUENTRA TU FONDO DE INVERSIÓN
FONDO INTELIGENTE EVO
OTROS FONDOS Y VALORES
PLAN DE INVERSIÓN INTELIGENTE EVO