fondos valores

¿QUÉ FONDOS DE VALORES EXISTEN?

 

Un tipo de inversión tradicional es apostar por los fondos de valores. Un instrumento clásico de la inversión utilizado habitualmente por los ahorradores. En especial, cuando se trata de inversiones a medio y a largo plazo. Muy resumido, un fondo de inversión acumula las aportaciones de capital de muchos inversores para invertir en acciones, bonos y otros activos financieros. Hablamos, entonces, de un fondo común que facilita la participación de pequeños inversores en mercados a los que individualmente sería complicado de acceder. No todos los fondos están diseñados para cualquier perfil de inversor. ¿Complicado? No te preocupes, porque te explicamos todos los tipos de fondos de valores para que elijas en base a tu perfil financiero. ¡No te lo pierdas!


¿Qué son los fondos de valores?


Ya sea entre particulares, empresas u otro tipo de entidades, un fondo de valores (o de inversión) es uno de los productos más usados para canalizar el ahorro. Se trata de un instrumento financiero al que puede acceder cualquier persona, aportando dinero con el objetivo de ser invertido en otros productos. El gestor del fondo es el encargado de invertir el capital, así como de decidir en qué tipo de activos depositará el patrimonio del fondo.


Para empezar, te diremos que los fondos de valores están regulados y supervisados por la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores). Cuando invertimos en un fondo, estamos aportando nuestros ahorros en una cartera de valores. La inversión siempre va a ser más eficiente, ahorrando en costes, al invertir el capital de manera conjunta. Gracias a estas sociedades colectivas de inversión, podremos acceder a mercados mayores y diversificar nuestra aportación. No es que esto es algo que haga cada inversor, sino que la entidad gestora del fondo lo hace por nosotros.


Al decidirnos a invertir a través de un fondo, es como si nos estuviera asesorando un profesional. Porque estamos delegando nuestros ahorros a un equipo gestor que toma las decisiones por nosotros. Obviamente, esa gestión profesional conlleva un coste en comisiones. Algo que deberás tener muy en cuenta a la hora de elegir el fondo.


Tipos de fondos de valores

 

Existen distintas clasificaciones donde se incluyen los diversos fondos de valores que vas a encontrar en el mercado financiero. Por eso, a continuación, te indicamos las más comunes y los tipos de fondos que encontrarás en cada una.

 

Por vocación inversora


Encontramos distintos parámetros para agrupar los tipos de fondos: el riesgo, el tipo de retorno, ámbito geográfico, entre muchos otros factores. Pero, quizá esta sea la clasificación más popular, en base a la vocación inversora del fondo. Así, encontramos los siguientes tipos de fondos:

 

- Monetarios. Son fondos de poco riesgo y un alto nivel de liquidez, aunque la rentabilidad es mínima. Su principal ventaja es que permiten transformar rápidamente las participaciones del inversor en dinero, evitando perder parte del capital aportado


- Renta fija. Invierten en bonos, letras, pagarés… y su evolución depende de los tipos de interés. Al invertir en renta fija a corto plazo, tanto riesgo como rentabilidad se reducen


- Renta mixta. Combinan la inversión en activos de renta fija y renta variable. En base al porcentaje del capital del fondo que se invierta en una u otra, aumentará o disminuirá el grado de riesgo


- Renta variable. Son fondos que invierten principalmente en renta variable (como acciones)


- Inversión global. Se incluyen aquí los fondos que no tienen una política de inversión definida. No especifican previamente los mercados, ni el tipo de renta, sector, etc., en los que van a invertir


- Garantizados. Se llaman así porque aseguran la recuperación total o parcial de la inversión inicial más rentabilidad en un plazo fijado


- Fondos índice. Replican el comportamiento de un índice de referencia; por ejemplo, el IBEX35.


- Fondos de fondos. Este tipo de fondos de valores invierten en otros fondos


- Alternativa o Hedge Funds. Aquí, la entidad gestora tiene total libertad para asumir más riesgo en pos de lograr rentabilidades más elevadas

 

Por el tipo de gestión


- Gestión activa. El equipo gestor fija previamente unos objetivos de rentabilidad y un plazo en el que deberá cumplirlos


- Gestión pasiva. No requiere ningún tipo de gestión, ya que se reducen a replicar un índice determinado

 

Según la gestión de los beneficios


- De reparto. El fondo reparte beneficios en forma de dividendos, en base a la rentabilidad obtenida


- De capitalización. Este tipo de fondos integra los beneficios en el patrimonio del propio fondo. Únicamente cuando los inversores del fondo venden sus participaciones obtienen su rentabilidad.


Cómo está formado un fondo de inversión

 

Un fondo de valores está formado por una sociedad depositaria, una entidad gestora, los partícipes y las participaciones.

 

La sociedad depositaria es una entidad financiera; bancos, cajas de ahorros, incluso sociedades de valores. Es la encargada de custodiar el patrimonio del fondo, ya sea en efectivo o en forma de activos. Además, se ocupa de ejercer funciones de control de la entidad gestora.

 

La entidad gestora administra el fondo y define la política de inversión. Estas pueden cobrar distintos tipos de comisiones: de gestión, suscripción, reembolso, resultados… Infórmate bien antes de elegir fondo.

 

Los partícipes del fondo, es decir, inversores que aportan su capital al patrimonio colectivo del fondo. En función de la aportación, reciben participaciones.

 

Por último, el patrimonio del fondo se divide en partes iguales llamadas participaciones. Su número varía en base a las suscripciones (compra de participaciones) y a los reembolsos (venta de participaciones).


Así son los fondos de valores, los tipos y su composición. Esperamos haberte ayudado a entender mejor cuál es el tipo de fondo que más te interesa. Recuerda que estamos continuamente publicando artículos sobre inversión, finanzas y economía para seguir aprendiendo juntos.