fiscalidad planes pensiones

FISCALIDAD PLANES DE PENSIONES: TRIBUTACIÓN Y RESCATE

Un plan de pensiones es un instrumento de ahorro a largo plazo, pensado para el momento de tu jubilación. Sobre la fiscalidad planes de pensiones, debes saber que cuenta con dos tipos de fiscalidades diferentes que influyen en tus finanzas. Por un lado, la tributación que corresponde a las aportaciones realizadas, lo cual conlleva una serie de beneficios fiscales en tu declaración de la renta actual. Y, por otro lado, la tributación que debes abonar en el momento del rescate, ya que el dinero que recuperes tributará del mismo modo que las rentas del trabajo (como lo hacen las nóminas, la mayor parte de las pensiones y las actividades económicas).

Fiscalidad planes de pensiones: conceptos a tener en cuenta

Un plan de pensiones se define como un producto financiero de ahorro de previsión. La principal idea al contratarlo es disponer de un capital o una renta tras jubilarte, aunque la ley permite el rescate anticipado en determinadas circunstancias. Hay una serie de puntos que resulta interesante conocer sobre la fiscalidad planes de pensiones.

Límites de aportación a planes de pensiones

En lo relativo a la fiscalidad planes de pensiones, este es uno de los puntos más importantes. Las aportaciones que realices pueden ser objeto de reducción en la base imponible con un límite. Será siempre la menor de las siguientes cantidades: el 30% de los rendimientos netos del trabajo u 8.000 euros.

Desde el 1 de enero de 2015 la aportación máxima con derecho a reducción en la base imponible de tu declaración de la renta que puedes realizar al plan de pensiones a favor de tu cónyuge es de 2.500 euros, siempre y cuando sus rendimientos netos del trabajo o actividades económicas sean inferiores a 8.000 euros anuales.

Tributación de las aportaciones

Los planes de pensiones te ofrecen un beneficio fiscal muy interesante ya que las aportaciones que realizas disminuyen la base imponible del IRPF. Así, o bien la cantidad de impuestos que tendrás que pagar será menor, o bien el importe de la devolución de Hacienda será mayor. No obstante, debes tener en cuenta que esta reducción de los impuestos se trata únicamente de un diferimiento del pago del impuesto de la renta hasta el momento en el que rescates el plan de pensiones. Es decir, ahora hay que echar cuentas para pagar menos, y en el momento de recuperar tu dinero habrá que volver a hacerlo.

Tributación del rescate

La tributación correspondiente al rescate del plan de pensiones es el proceso inverso al de las aportaciones. En el rescate los fondos que obtienes son considerados como rendimientos de trabajo, de modo que incrementan la base imponible del IRPF y, en consecuencia, tendrás que pagar más impuestos. Los tramos que se manejan actualmente son los siguientes.

  • 0 a 12.450 € = 19 %
  • 12.451 € a 20.200 € = 24 %
  • 20.201 € a 35.200 € = 30 %
  • 35.201 € a 60.000 € = 37 %
  • Más de 60.001 € = 45 %

Es importante destacar que la vía por la que rescates el plan de pensiones va a influir en su tributación. Si optas por el rescate en forma de capital, tienes que sumar a los rendimientos de ese ejercicio la totalidad del capital rescatado, lo cual aumenta de forma notable la base imponible del IRPF. Por ejemplo, si declaras 30.000 euros anuales y rescatas de golpe un fondo de 100.000 euros, tu base imponible sumará un total de 130.000 euros. Así, pasarás de una fiscalidad al 30% a tributar al 45%.

Rescate de aportaciones

Desde el 1 de enero del año 2015, puedes rescatar las aportaciones que has realizado al plan de pensiones con una antigüedad mínima de diez años, por lo que el primer rescate podrías realizarlo a partir del 1 de enero del año 2025. En este caso, en el año 2025 vas a poder rescatar únicamente las aportaciones realizadas en el año 2015; en el año 2026 podrás rescatar las aportaciones que realizaste en el año 2016, y así sucesivamente.

¿Rescate en forma de renta o de capital?

Una de las cuestiones más habituales sobre la fiscalidad planes de pensiones tiene que ver con el momento del rescate. Éste podrá ser en forma de renta o de capital y presentará diferentes características frente a la fiscalidad:

  • Si optas por rescatar el plan de pensiones en forma de capital, es decir, recuperar todo el dinero de golpe, debes sumar a los rendimientos de ese ejercicio la cantidad económica acumulada en el fondo, de modo que es muy probable que tributes al tipo máximo del 45%. En los años posteriores volverás a tributar única y exclusivamente por los rendimientos del trabajo, de modo que el tipo marginal volverá a la normalidad.
  • Si prefieres recibir la cantidad de dinero acumulada en el plan de pensiones de forma periódica, tienes dos grandes opciones a tu alcance. Por un lado, la renta de asegurada en la que la siempre vas a cobrar la misma cantidad. Y, por otro lado, la renta financiera, en la que la cuantía varía en función de los movimientos del mercado.

Si por ejemplo disfrutas de una pensión pública de 18.615 euros anuales, tienes ahorrados en tu fondo de pensiones 110.000 euros y quieres rescatarlos en modo de renta asegurada en un plazo de 20 años. Haciendo cuentas, tu plan de pensiones te reportará alrededor de 6.569 euros anuales. Si esta cantidad se suma a la pensión pública, suma un total de 25.184 euros. La tributación es la siguiente.

  • Primeros 12.450 euros, al 19%.
  • Entre 12.450 y 20.200, al 24%.
  • El resto, hasta los 25.184, al 30%.

Por lo tanto, el rescate en forma de renta supone un impacto fiscal más progresivo.

¿Cómo funciona el plan de pensiones?

Si te preguntas cuál es el funcionamiento de este producto financiero, es bastante sencillo. El partícipe del plan, en este caso tú, realizas una serie de aportaciones periódicas, las cuales, además de aumentar la cuantía del plan, estarán invertidas en bonos o acciones, generándote así una cierta rentabilidad. Cuando llega el momento de la jubilación, o bien antes si necesitas rescatar el plan de forma anticipada, puedes disponer de las aportaciones que has realizado más los intereses. Incluso si optas por el perfil de inversión más tradicional y de bajo riesgo, la rentabilidad que te ofrece un plan de pensiones es notablemente superior al de una cuenta de ahorro.

Plan de pensiones en EVO Banco

Una vez explicada la fiscalidad planes de pensiones, en EVO Banco podemos ofrecerte las mejores condiciones para el plan de pensiones de EVO: sin aportación mínima y sin pagar impuestos a Hacienda hasta el momento del rescate. En sólo 3 minutos y de forma 100% online podrás comenzar a disfrutar de todas las ventajas del plan de pensiones y disfrutar de una mejor calidad de vida en el momento de tu jubilación.