tarjetas-jovenes

10 COSAS QUE PUEDES HACER CON UNA TARJETA DE DÉBITO PARA JÓVENES

Vivimos en un mundo hiperconectado en el que tanto padres como hijos, jóvenes y mayores, demandan productos y servicios que les hagan la vida más fácil. De hecho, si hace una década lo habitual era abrir una cuenta de ahorro para un niño y explicarle los conceptos básicos mientras los padres las gestionaban, pero hoy en día las cosas funcionan de forma muy distinta, todo circula en torno a internet y las nuevas tecnologías y el pago “virtual”.

Hoy en día no es nada extraño ver a jóvenes universitarios manejando sus pagos (compra de libros, menú del comedor, bono transporte) con su propia tarjeta. Algo realmente útil cuando se desplazan de ciudad e incluso de país. Tener su cuenta corriente con su tarjeta permite recibir ingresos de sus padres para disponer del dinero que necesitan allí donde están.

10 ideas por las que querrás tener una tarjeta de débito para jóvenes ya

Como decíamos, teniendo en cuenta que los jóvenes viajan más, estudian en otras ciudades, o incluso trabajan en barrios que no están tan cerca de su casa, contar con una tarjeta de débito les permitiría obtener una serie de beneficios añadidos sin ningún tipo de riesgo. A continuación, te mostramos los usos más comunes de las tarjetas de débito entre los jóvenes.

  1. Sacar dinero de un cajero, estés dónde estés.
  2. Pagar fácilmente en cualquier tienda de ropa ¡Incluso en rebajas!
  3. Invitar a cenar a tu mejor amigo cuando no tienes efectivo encima.
  4. Ir a los recados que te manda tu familia incluso si te has olvidado la cartera con el dinero.
  5. Reservar una entrada para ese concierto con el que llevas soñando semanas.
  6. Comprar por Internet, ya sea en Amazon, Ebay o dónde se te ocurra.
  7. Obtener descuentos automáticos según las promociones bancarias vigentes y, por lo tanto, ahorrar dinero.
  8. Hacer la compra en el súper en las cajas automáticas rápidamente.
  9. Olvidarte de echar las cuentas para ver si te han dado bien el cambio.
  10. Seguir tus gastos mensuales sin notas, ni apuntes, ni necesidad de tickets físicos. Todo está en tu extracto bancario con toda la información necesaria: Fecha, establecimiento, importe de la transacción.

Todo esto es solo el principio. Para aquellos jóvenes enamorados de las nuevas tecnologías que cuenten con un teléfono inteligente adaptado a los pagos por móvil incluso esa tarjeta de débito se la pueden olvidar en casa. Bastará con activar el servicio y pasar por el terminal de pago con el móvil para que el gasto quede reflejado directamente en tu cuenta sin más complicaciones.