unidos

“Solo debemos tenerle miedo al miedo mismo”

23/03/2020

Lenin dijo una vez: “hay décadas en las que no pasa nada y semanas en las que pasan décadas” y estas últimas semanas son un claro ejemplo de eso. Estamos en medio de la primera pandemia de la era de las redes sociales y eso afecta mucho a como se extiende la información, la desinformación y el miedo.


En este caso, el miedo es bueno si hace que la gente tome las precauciones sanitarias adecuadas, pero el miedo no suele ser buen consejero en los mercados. En los mercados, es mejor tener muy presente el título del discurso de investidura de Franklin D. Roosevelt como presidente de los EE. UU. en 1933: “solo debemos tenerle miedo al miedo mismo”.


Presa del miedo y la incertidumbre, el mercado ha tenido una de las bajadas más rápidas y pronunciadas de la historia.

 

Como ya hemos comentado otras veces, lo peor para el mercado no son las malas noticias, sino no saber cómo de malas son esas noticias.


Casi todos los bancos centrales han actuado con decisión, pero el hecho de que la cuota de nuestras hipotecas no vaya a subir en mucho tiempo no resuelve el parón actual de la economía. Visto así, esta crisis es la tormenta perfecta para los bancos centrales.


Lo que sí que podría mitigar el parón sería el anuncio por parte de los gobiernos de medidas fiscales de mucho peso para mantener a flote a los sectores más afectados. Eso es clave para que cuando superemos esta crisis, que la superaremos, hayan sobrevivido casi todas las empresas y puestos de trabajo. La esperanza es que las propias caídas de las bolsas provoquen que los políticos hagan lo correcto y ya se está viendo como poco a poco se están poniendo al día[2].


Ahora mismo nadie sabe cómo de profunda va a ser la recesión, ni como de rápida será la recuperación, nadie sabe siquiera cuánto tiempo estaremos encerrados. Por descontado que nadie sabe tampoco si los mercados van a seguir bajando ni cuánto.


Lo que sí que sabemos es que las bolsas americanas han caído un 30% y las europeas un 40% y que en el pasado ha habido varias recesiones que se han saldado con caídas inferiores a 30%. Por ejemplo, a finales de los años 20 la bolsa americana bajó menos de un 30% pese a la combinación de la 1ª guerra mundial y la gripe española[3], que no olvidemos que mató a más de 20 millones de personas.


Por suerte o por desgracia, es evidente que después de estas semanas a todo el mundo le habrá quedado claro porqué en bolsa solo se invierte el dinero que no se va a necesitar en 10 años: Si no lo necesitas no tienes por qué vender y desde luego este no es momento de vender.


Si no vendemos, ¿qué hacemos? Pues los que siguen el plan de ahorro e inversión mensual que siempre recomendamos, seguir con el plan e invertir este mes lo que toca. Estas caídas te van a permitir comprar muchas más cosas con el mismo dinero.


Los que no sigan ese plan, y tengan deseos de comprar, tienen que hacerlo con el dinero que no vayan a necesitar en 10 años y con un horizonte de largo plazo. También es importante entender que no vas a invertir en el mínimo y en su lugar realizar las compras en varios tramos.


Dicho todo esto, si algo nos enseñan las imágenes de italianos y españoles saliendo a los balcones a aplaudir a todos los que nos cuidan y a todos los que hacen posible que la sociedad siga funcionando, es que no solo lo superaremos, sino que seremos mucho más fuertes en la próxima. ¡Nunca ha sido rentable apostar en contra de la humanidad!


Ahora no es el momento del miedo. Ahora es el momento de cuidarnos, lavarnos las manos y olvidarnos del mercado. Todo pasará, juntos lo superaremos.


Hoy más que nunca es el momento de recordar nuestra frase favorita de Juego de Tronos cuando el miedo nos paraliza:


“¿Qué le decimos al dios de la muerte?”


“Hoy, no”

 

[1]Tocaba un “¿Sabías que…?, pero hemos considerado oportuno hacer un “¿Qué pasa en el mundo?” extraordinario.

[2] Como dijo Winston Churchill: “siempre puedes contar con que los americanos harán lo correcto, después de haber probado todas las demás opciones”.

[3] Dato curioso: al parecer se llama gripe española porque todos los países inmersos en la 1ª guerra mundial habían prohibido a su prensa escribir sobre ella y, como España no estaba en guerra, fueron nuestros periódicos los que más cobertura hicieron de la pandemia.

¿AÚN NO ESTÁS SUSCRITO A INVERTIPS?

No te pierdas nada de nuestra newsletter sobre actualidad, lecciones y curiosidades de inversión. ¡No tienes que ser cliente de EVO!

 

 ¡SUSCRÍBETE YA!

 

ENCUENTRA TU FONDO DE INVERSIÓN
FONDO INTELIGENTE EVO
OTROS FONDOS Y VALORES
PLAN DE INVERSIÓN INTELIGENTE EVO