banca-online

BANCOS ONLINE EN ESPAÑA: TENDENCIAS EN DOS DÉCADAS DE HISTORIA

La historia de los bancos online en España es más reciente de lo que probablemente crees. Esa sensación de que llevas toda la vida haciendo uso de la banca digital es más bien una adaptación rápida a todas aquellas soluciones que te facilitan la vida. ¿Quién se imagina viviendo sin lavadora? ¿Qué joven de hoy en día podría estar sin un móvil?

Lo mismo ocurre con las cuentas bancarias por Internet. No llevan tanto tiempo siendo algo común, pero los usuarios las han adoptado como un recurso útil propio y no entienden ya su día a día sin ellas. Pero seguro que te pica la curiosidad por saber un poco más de eso que ya parece ser una revolución histórica consolidada. Te contamos cómo se ha desarrollado la tecnología que ha dado paso a la banca digital en España que utilizas a diario ahora. 

Bancos online en España: los datos clave de su historia

Reino Unido fue el primer estado en desarrollar lo que podrían definirse como los primeros pasos para las aplicaciones de banca digital. Corría el año 1983. Los primeros desarrollos que sentaron las bases de la banca digital en España llegaron mucho más tarde. Fue en en 1995 cuando se implementaron los sistemas telefónicos que darían paso a los sistemas de soporte iniciales de banca por Internet.

Sin embargo, en el siglo pasado las cosas funcionaban de un modo diferente. Actualmente la equiparación de los bancos online en España y el resto de Europa es un hecho.  Hoy en día la banca digital de España ofrece servicios similares a los del resto de la Unión Europea. Incluso en algunos casos se presentan innovaciones y tecnologías antes que en otros estados miembros.

La llegada del móvil: el punto clave para los bancos online en España

Corría el año 2007, y para entonces en España se podían realizar algunas de las operaciones bancarias en digital. Sin embargo, era un procedimiento rudimentario, con interfaces de usuario nada intuitivas ni prácticas. Los principios son difíciles, pero todo estaba a punto de cambiar. El auge de los bancos virtuales en España -y a nivel internacional- se relaciona directamente con el lanzamiento del primer iPhone de Apple. Fue ese concepto innovador de smartphone el que permitió a la banca descubrir un nuevo potencial de servicios enfocados a las necesidades del usuario. Pero, sobre todo, de opciones que se podían llevar en cualquier bolsillo, accesibles todo el tiempo.

El uso masivo de smartphones por parte de prácticamente toda la población consiguió ese cambio de mentalidad en la sociedad haciendo que sea totalmente natural la conexión continuada. Poco a poco, los conceptos de “mobile” y “consumer first” se dieron la mano, cobraron fuerza y se continúan desarrollando hasta nuestros días. Los bancos online en España ya no solo deben ofrecer acceso inmediato y continuado a los productos y servicios y ordenar operaciones sobre ellos por parte de los usuarios, sino que han de esforzarse por crear una interfaz de usuario atractiva y por proponer servicios exclusivos.

Los datos de la banca digital en España en 2018

Los usuarios de banca electrónica en España han crecido un 65% desde 2010. 15 millones de españoles ya apuestan por el acceso a sus cuentas y productos financieros a través de la red. Esto supone casi un 39% de la población total. En términos de usuarios de Internet, el 50% de todos los que se declaran como internautas utilizan en 2018 la banca online en España. Y los números siguen en alza.

El nuevo modelo de los bancos online en España: Banca móvil y pagos con smartphones

Si bien todavía hay usuarios en España que no tienen una cuenta bancaria online, el cambio de mentalidad es una realidad. Tanto así que aquella revolución de la banca online que supuso la llegada del primer iPhone se consolida. Las entidades ven como el servicio que más crece en cuanto a demanda no es la banca digital, sino un subservicio de este: la banca móvil.

1 de cada 4 usuarios ya solo utiliza la banca móvil a nivel mundial. En 2017 las previsiones hablaban de que 2018 cerraría con 1.000 millones de usuarios en el mundo. Hoy ya utiliza la banca móvil el 54% de los usuarios de banca digital. Es decir, aquello de llevarse la oficina en el bolsillo a cualquier sitio resulta útil para más de la mitad de los que ya accedían a productos financieros desde dispositivos de escritorio. España es uno de los países de Europa en los que más han crecido la tendencia de la que hoy en día forman parte el 51% de usuarios con dispositivos móviles.

Esa solución de llevarlo todo en el bolsillo que posibilita la banca móvil también ha incrementado las veces que los usuarios controlan sus finanzas o acceden al servicio. Así, el 15% lo hace varias veces al día, el 16% varias veces a la semana, y el 15% varias veces al mes. Además, aquellos que la han incorporado como rutina en sus smartphones parecen satisfechos con las posibilidades de gestión. Un 68% de los españoles que utilizan banca móvil declaran haber mejorado la gestión de sus finanzas gracias a ella.

Teniendo en cuenta que la banca digital tiene una breve historia en nuestro país, que su transformación ha ido a la par que la europea, y la actual acogida por parte de los usuarios, los bancos online en España tiene como reto la apuesta completa por la inversión en su transformación digital. La banca móvil es la evolución natural del modelo, y ello implica apostar por interfaces sencillas, por productos fintech que ayuden a mejorar la gestión y el control financiero, y la implementación de Inteligencia Artificial para ofrecer un servicio que se adelante a las necesidades de los usuarios. Si se tiene en cuenta que un 25% de los nacidos a partir de 1980 asegura elegir su banco por la calidad de los servicios digitales que ofrece y estar satisfecho con el suyo actual, la competitividad solo mejorará si las entidades se deciden a apostar por poner al consumidor por delante de todo.