elegir cuenta online

BANCA DIGITAL: ¿ES MEJOR UNA CUENTA BANCARIA ONLINE O UNA TRADICIONAL?

La banca digital avanza con paso firme entre las preferencias de los usuarios. Cada año crece el número de clientes de bancos que escogen la opción online para gestionar sus finanzas. No obstante, sigue habiendo un porcentaje de personas que aún duda a la hora de dar el paso. El escenario abre el debate sobre cuál de los dos sistemas es el más beneficioso.

Diferencias entre la banca digital y la sede física

Las personas que se deciden por la banca digital escogen la inmediatez y la disponibilidad por encima de la tradición. Los que aún no han hecho el cambio a la banca digital se quedan en las cuentas tradicionales principalmente porque temen que las gestiones a través de la red sean complicadas o superen sus conocimientos. Esto se resuelve eligiendo un banco que ofrezca una banca electrónica o móvil sencilla e intuitiva, donde los trámites de la banca digital son más sencillos y directos que los de la sede física. No solo eso, sino que están explicados con mayor detalle y siempre por escrito. Además, en caso de duda puedes consultar por teléfono o vía web con soporte técnico o atención al cliente.

Las principales ventajas de elegir la banca digital

Los bancos más innovadores que ofrecen su servicio online ponen siempre en primer lugar al cliente. De hecho, estos suelen ser los beneficios que más aprecian los que ya se han decantado por el mundo de los servicios financieros por Internet:

  • Horarios. ¿Cuántas veces has estado a punto de hacer un trámite y has tenido que esperar al día después (o peor, al lunes de la semana posterior) por falta de tiempo? Esto no ocurre con la banca online. Podrás ordenar transferencias, cierres y aperturas o realizar consultas en cualquier momento,y a cualquier hora.
  • Facilidad de acceso. Mientras las entidades tradicionales han ido incorporando poco a poco Internet a su modus operandi, las de nuevo cuño han nacido en la era de la digitalización. Su cultura es nativa digitalmente, y por ello se mima al máximo la experiencia del usuario.
  • Comisiones. Los bancos que continúan dando a Internet la categoría de servicio subsidiario suelen basar su filosofía en mayores comisiones por el mantenimiento y el coste del personal que se requiere en sus sedes físicas. Por contra, aquellos que entienden la red como un ámbito fundamental de su trabajo se cuidan mucho de ofrecer al cliente las condiciones económicas más favorables.

¿Qué es mejor, una cuenta de banca digital o una tradicional?

Según datos oficiales de la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación en los Hogares (TIC-H), la banca digital en España ha crecido un 65% desde el año 2010 hasta ahora.

Con independencia de que se alterne este uso con la visita a oficinas para gestiones puntuales, los datos indican que la informatización general que están experimentando todos los sectores de la sociedad incluye al mundo financiero. Es más, los expertos prevén que el ritmo siga aumentando con el paso de los años.

Las cuentas bancarias online pueden abrirse en cualquier momento y a cualquier hora. Por el contrario, las tradicionales requieren de la presencia del titular en sede física. En cuanto al papeleo, las entidades tradicionales suelen pedir una mayor cantidad de trámites, y en ocasiones es necesario hacer más de una visita a la oficina para completar el procedimiento.

Las ventajas de la banca digital

Entre los beneficios de los que consta la banca digital destaca la navegación intuitiva y sencilla de sus aplicaciones. La interfaz de las plataformas virtuales está adaptada para todo tipo de dispositivos: web, móvil y tableta.

A través de sólo un clic podrás llegar a cada apartado. ¿Deseas ordenar una transferencia? Basta con un ligero golpe de índice. ¿Revisar tus últimos movimientos? Lo mismo. ¿Releer las condiciones de tus tarjetas? Igual. De este modo, los servicios más modernos permiten hacer búsquedas inteligentes, seleccionando fechas y otros factores para encontrar más rápido aquello que desees consultar (“¿cuánto gasté en mi último viaje?”, “¿me ingresaron lo que me debían de la renta?”).

De forma ilustrativa gracias a un diseño cómodo para el cliente es posible ver un balance de los ingresos y gastos a nivel mensual. Estar al día sobre las finanzas propias nunca fue tan fácil.

La banca digital, cada día más segura

Algunas personas dudan aún sobre si utilizar la banca digital en parte porque sienten inseguridad. Deben saber que el sector bancario prima la seguridad por encima de todo, de manera que aseguran la inviolabilidad de sus servidores, entre otras medidas, con un cifrado de las comunicaciones y los datos extremo. En lenguaje cotidiano, es como si los datos se transmitieran envueltos en jeroglíficos indescifrables para todo aquel que no sea la entidad, o tú como usuario. De esa manera, la información circula de un extremo a otro bajo el protocolo SSL, correspondiente al cifrado de 256 bits. Y por si esto no fuera suficiente, los servicios de banca online disponen de seguros antifraude.

Como conclusión puedes extraer que la banca digital avanza a pasos agigantados, y que los frenos que aún tienen algunos los usuarios a las oficinas clásicas van, poco a poco, desmoronándose. El futuro se abre paso.