cuentas bancarias

TIPOS DE CUENTAS BANCARIAS: ¿CÓMO HAN EVOLUCIONADO CON LA ERA INTERNET?

Internet nos ha cambiado a todos. La sociedad se ha adaptado tan rápidamente a la red que prácticamente todos los ámbitos de tu vida diaria han evolucionado con la tecnología digital. También bajo un punto de vista financiero, ya que los bancos no se han quedado fuera de todo este sistema de cambios. Entre los diversos tipos de cuentas bancarias destacan aquellas que son propias de la banca por Internet.

Las entidades nativas de la era digital, es decir, aquellas que nacieron para explotar al máximo las facilidades y los recursos que ofrece la red, han introducido cambios en la manera que tienes de gastar, ahorrar y realizar todas las gestiones. ¿Conoces los beneficios de esa revolución? Descubre en nuestro artículo en qué medida te pueden afectar de forma positiva.

Cómo Internet ha redefinido los nuevos tipos de cuentas bancarias

De forma breve, podemos diferenciar tres tipos de cuentas bancarias fundamentales:

  • Cuenta corriente tradicional

Suele ser la cuenta más habitual. Es aquella en la que se depositan los ingresos habituales para cubrir los gastos del día a día mediante domiciliaciones. Con ellas el titular puede  domiciliar nóminas y recibos, operar con tarjetas vinculadas a ella, realizar ingresos, hacer efectiva una transferencia o un reintegro y demás movimientos habituales. Se trata del modelo más estándar.

  • Cuenta de ahorro

También llamadas remuneradas. Son cuentas que dan a los titulares la posibilidad de generar intereses con el dinero que tienen ingresado manteniéndolo disponible en todo momento y sin penalizaciones.

  • Cuenta joven

En realidad no es uno de los tipos de cuentas bancarias como tal, ya que es idéntico a una cuenta corriente, pero está enfocada a las condiciones económicas de los jóvenes y a sus necesidades. La principal ventaja suele encontrarse en comisiones más bajas o inexistentes.

Los nuevos tipos de cuentas bancarias online: la cuenta inteligente

La posibilidad de gestionar las finanzas particulares a través de la banca online ha cambiado el panorama. El principal cambio que la red ha introducido en los tipos de cuentas está basado en los modelos mixtos. Gracias a la revolución tecnológica, no tienes que elegir entre la de ahorro y la corriente. Ahora puedes compatibilizar ambas funciones, consiguiendo que las operaciones financieras sean más sencillas y beneficiosas para el consumidor.

La Cuenta Inteligente de EVO es precisamente una cuenta creada bajo esa filosofía, en la que Internet está al servicio del usuario. Con ella puedes tener al mismo tiempo una cuenta para tu día a día en la que recibir tus ingresos y en la que domiciliar tus pagos y, una cuenta a plazo.

Beneficios de los nuevos tipos de cuentas bancarias online: tarjetas y comisiones

Hay muchas ventajas que puedes disfrutar con las cuentas bancarias online. Para empezar normalmente tienen comisiones menores que las tradicionales, aunque todo dependerá de la entidad que elijas. Al ser online cuentas con servicios como alertas al móvil, muy útil para mantenerte al tanto de tus finanzas.

Los plásticos asociados a las cuentas bancarias online también reportan beneficios. Por ejemplo, con EVO al abrir una cuenta mixta podrías solicitar también una tarjeta inteligente que es de débito y crédito al mismo tiempo, de manera que puedes utilizar la modalidad de pago que más te convenga en cada momento.

Los nuevos tipos de cuentas bancarias online: para jóvenes y no tan jóvenes

Las cuentas online son muy atractivas para los jóvenes. Ellos han nacido con Internet, al igual que los bancos que están revolucionando el escenario financiero. Pero esas ventajas también las están valorando y aprovechando cada vez más clientes: la libertad, facilidad de uso y autonomía en la gestión de las finanzas personales son muy atractiva para todos los usuarios de servicios bancarios. Internet ha revolucionado los tipos de cuentas bancarias y uno de los mayores exponentes de esto ha sido la posibilidad de unir cuenta corriente y ahorro, tarjeta de crédito y débito, en un único producto.