hipotecas-mixtas

¿QUÉ SON LAS HIPOTECAS MIXTAS Y QUÉ CONDICIONES TIENEN?

 

Una hipoteca mixta es aquella que combina las características generales de las hipotecas a tipo fijo y las del tipo variable. Una alternativa que podría interesarte si piensas que puedes lograr amortizar el préstamo anticipadamente. Lo cierto es que la mayoría de las hipotecas que se firman en nuestro país son fijas o variables. Pero, para casos específicos, que luego comentaremos, la modalidad mixta podría ser una buena alternativa. Una tercera modalidad que puede resultar beneficiosa, según los expertos, si contamos con una buena capacidad de ahorro. Sin más, pasamos a contarte en qué consisten las hipotecas mixtas y qué condiciones tienen.

¿Qué son las hipotecas mixtas?


Si estás en el momento de mirar hipotecas, seguramente que te asalte la duda sobre qué modalidad escoger y cuál se adapta mejor a ti. Lo normal es que nos preguntemos si nos conviene más una hipoteca fija o, por el contrario, una hipoteca variable. Sin embargo, rara vez nos planteamos la tercera opción que el sector bancario nos ofrece: las hipotecas mixtas.

Generalmente, existe un desconocimiento acerca de cómo funciona una hipoteca mixta y cuáles son sus condiciones. De hecho, es una modalidad que incluso las entidades bancarias no publicitan en exceso. De ahí, que el público general no conozca mucho sobre esta alternativa al tipo fijo y al variable. Pero, atento, porque podría resultarte atractiva.

Básicamente, una hipoteca mixta combina un tipo fijo durante un periodo inicial de unos años para pasar al tipo variable lo que reste de contrato. Es decir, que en ese primer periodo abonaremos una cuota hipotecaria fija, mientras que en el plazo restante la cuota variará en base al Euríbor. Si el referencial sube, pagaremos más y, si baja, nuestra cuota variable se reducirá.

Condiciones de las hipotecas mixtas

 

Ya sabemos que la hipoteca mixta es la combinación de una hipoteca fija y una mixta. Y que pagaremos un fijo los primeros años de contrato y una cuota variable el resto de vida de la hipoteca. Ahora bien, para saber si nos interesa o no esta modalidad, tendremos que conocer más a fondo sus condiciones.

El periodo inicial del que hablamos, y en el que pagarás una mensualidad fija por tu casa, suele ser entre 3 y 10 años. Podríamos decir que puedes planificar en parte tus ahorros, sabiendo lo que pagarás en concepto de hipoteca durante esos primeros años. Una vez finalizado ese plazo, tu cuota la determinará principalmente la fluctuación del índice de referencia. Si este aumenta y tu cuota se encarece, habrás tenido unos años para acumular un colchón y hacer frente a la mensualidad. Si el índice hipotecario baja, como es lógico, tu cuota hipotecaria disminuirá notablemente.

En cuanto al resto de condiciones, son similares a las ofrecidas en las hipotecas fijas y variables. Por ejemplo, la financiación habitual concedida por las entidades bancarias comúnmente no supera el 80%. El plazo de amortización es de 30 años. En cuanto a los gastos asociados a la firma de una hipoteca, igualmente va a ser común, con independencia de la modalidad firmada. Recordemos que están legislados desde la Ley Hipotecaria de 2019 y la mayoría de los gastos corren a cuenta de los bancos.

Por último, cabe destacar que las hipotecas mixtas también pueden incluir comisiones. Aunque los máximos al respecto también están limitados por ley, es algo que depende de cada entidad bancaria. Por tanto, antes de firmar una hipoteca, sea de la modalidad que sea, infórmate sobre las comisiones y condiciones específicas del contrato.

¿Me conviene firmar un préstamo hipotecario de tipo mixto?

 

Sabiendo todo lo anterior, es probable que te preguntes si el tipo mixto es para ti. Así que, desglosemos un poco las condiciones y veamos si conviene o no firmar una hipoteca mixta.

Quizá la mayor virtud de las hipotecas mixtas sea la flexibilidad que ofrecen. Algunos clientes pueden ver con buenos ojos la opción de saber cuánto van a pagar de hipoteca al principio. Después, siempre está la oportunidad de que el referencial pueda bajar, reduciendo la cuota mensual. Pero claro, puede ocurrir justo lo contrario.

Por otro lado, el fijo que se paga los primeros años en las hipotecas mixtas es inferior incluso al ofrecido por las hipotecas fijas. Algo que resulta más beneficioso cuanto más largo sea el plazo fijo inicial. Así que, puede ser buena opción si en las condiciones el periodo fijo es de 10 años. Teniendo en cuenta que también puede ser de solo tres años.

Por el contrario, el tipo mixto también presenta algunos inconvenientes que debemos valorar antes de optar por una u otra modalidad hipotecaria. El principal problema radica en que es prácticamente imposible prever la evolución del índice hipotecario. Lo que supone que, una vez iniciado el periodo variable de nuestro contrato, no sabremos cuánto pagaremos. Y, lo peor, la cuota hipotecaria puede aumentar considerablemente si el Euribor mantiene una tendencia alcista durante esos años.

En definitiva, las hipotecas mixtas están pensadas para un perfil con una clara capacidad de ahorro. Pero ya has visto que depende de las condiciones ofrecidas por cada banco. Lo que puede resultar más atractivo para un futuro hipotecado es el periodo fijo inicial. Cuanto más largo, menos cuota pagaremos durante más tiempo. Por ejemplo, en la Hipoteca Inteligente de EVO Banco, el plazo fijo se extiende hasta los 15 años.

Si quieres saber más sobre las hipotecas mixtas o conocer las condiciones de la Hipoteca Inteligente de EVO, ¡consúltanos o visita nuestra web!

 

 

¡SIMULA YA TU HIPOTECA INTELIGENTE!