calcular cuota credito

CALCULAR CUOTA CRÉDITO IDEAL PARA TI SEGÚN TUS INGRESOS

Pedir un préstamo es algo que probablemente vayas a hacer alguna vez en tu vida. Pero como no es algo cotidiano, es probable que te preguntes cómo calcular la cuota de crédito ideal para ti. En realidad, todo depende del balance de tus finanzas personales, es decir, la diferencia entre ingresos y gastos reales. Para tener la seguridad de que podrás asumir el coste de la mensualidad en un medio o largo plazo no hay soluciones mágicas, pero sí existen algunos consejos que queremos compartir contigo hoy.

Calcular cuota crédito en tu caso: no es magia, es matemática

Calcular una cuota de crédito no es una cuestión fácil por el hecho de que, generalmente, el préstamo que solicitas lo devolverás en varios años. Por tanto, adelantarse y hacer una precisión exacta de cuál será tu situación económica en ese tiempo no es algo sencillo. Sin embargo, vamos a intentar ayudarte para que el cálculo se acerque lo más posible a una situación real.

El cálculo de la cuota del crédito hoy: factores a tener en cuenta

Para calcular una cuota crédito para tu caso, lo primero es ser realista con tu situación financiera hoy. Por eso, hay que echar bien las cuentas del mes, a poder ser con un período de 6 meses o 1 año, para conocer cuál es la capacidad que tienes para endeudarte. Así, tendrías que revisar, mensualidad a mensualidad, según este criterio:

Ingresos disponibles - Gastos del mes = Total remanente

Ese total disponible es probable que tenga una parte fija destinada al ahorro (o eso es lo que deberías hacer para tener unas finanzas saneadas), o que en un determinado período acabe siendo el capital con el que afrontas un imprevisto. Por eso, antes de dar por finalizado ese cálculo de la cuota ideal para ti, hay que considerar el período que va a durar el préstamo y, por tanto, los posibles cambios de situación que puedan sucederse a lo largo del tiempo.

Calcular cuota crédito considerando el período de devolución: consideraciones

La cuota mensual que debas pagar del préstamo que vas a contratar nunca debería superar esa media del total remanente mensual. De hecho, debería ser inferior para afrontar imprevistos, permitir el ahorro y asegurar que se tiene margen ante cambios de situación financiera que afecten a los ingresos.

Hay algunas situaciones que deberían llevarte a incrementar ese margen, ya que tu situación futura puede cambiar y ocasionar problemas para asumir dicha cuota:

  1. Si tu contrato de trabajo es temporal.
  2. Si como autónomo tienes ingresos que han ido disminuyendo en los últimos meses sin razones de temporalidad.
  3. Si prevés que tus gastos comunes se van a incrementar en el corto plazo: otro préstamo, asumir una reparación con un alto coste, compra de un vehículo, etc
  4. Si vas a contratar financiación para otro proyecto/bien que también vas a asumir mensualmente.
  5. Si no cuentas con ahorros suficientes como para afrontar un cambio de situación en los ingresos futuros.

La cuota del crédito ideal para ti: ser realista y arriesgar solo lo necesario

Considerando todo lo que te hemos comentado, calcular cuota crédito no debería ser un problema para ti. En cualquier caso, cuanto más larga sea la vida del préstamo, procura que haya más margen de maniobra, es decir, que la mensualidad final que pagas sea mucho menor que el total de dinero disponible una vez restados los gastos más habituales.

Ser realista con tu situación financiera y asumir solo los riesgos realmente necesarios es la mejor actitud para mantener una economía personal saneada. En eso también se incluye analizar si realmente el préstamo que vas a solicitar es realmente necesario. Es decir, si ese ordenador que vas a comprar tiene el precio que te puedes permitir, si el coche que quieres financiar será el adecuado para ti en los próximos años, o si es ahora buen momento para hacer ese viaje con el que llevas tiempo soñando.

Tras calcular la cuota de crédito, busca un banco que te ofrezca financiación a medida

Calcular la cuota de crédito es una buena forma de conseguir un préstamo adecuado a tus finanzas personales. Sin embargo, para que sea posible elegir una financiación de este tipo debes elegir una entidad que permita la contratación de productos de manera flexible. Es decir, que tanto el importe que te vaya a conceder como el número de mensualidades en las que vayas a devolverlo sea flexible.

De esta manera podrás adecuar lo que necesitas a tu capacidad de devolución ideal sin ningún inconveniente. ¿Aún no has encontrado el banco ideal para ello? Nosotros, desde EVO, podemos ayudarte.