question mark

¿POR QUÉ DEBERÍAS HUIR DE LOS QUE TE PROMETEN TARJETAS DE CRÉDITO AL INSTANTE?

El papeleo bancario es una cuestión que seguro te preocupa. Antes de la aparición de la banca online era muy complicado solicitar productos rápidamente. Lo habitual era acudir a la oficina a preguntar. Luego, hacer la solicitud formal aportando la documentación. Después esperar al estudio. Y en el último paso se podían complicar las cosas porque la entidad añadía nuevos requisitos. La conclusión es que con este método los tiempos se eternizaban y es por eso que muchas personas se interesaban por las tarjetas de crédito al instante.

Tarjetas de crédito al instante: los principales problemas que implican

En la letra pequeña se encuentran los grandes inconvenientes de productos como las tarjetas de crédito al instante. Aunque cada empresa emisora especifique sus propias condiciones, las que detallamos a continuación suelen ser las que generan mayores inconvenientes:

  1. Tipo de interés. Los tipos de interés de las tarjetas de crédito al instante suelen ser muy elevados y muy superiores a los de la banca habitual. De hecho, en algunos casos pueden llegar a ser considerados abusivos.
  2. Comisiones por impagos. Aunque nadie lo prevé al contratar un producto de este tipo, pueden darse circunstancias que te impidan abonar la cuota en el plazo previsto. Este tipo de plásticos suelen cobrar costes muy altos. Eso significa que en una mala situación económica no sería disparatado ver como la deuda se duplica.

Además de estos dos problemas frecuentes que hacen que las supuestas ventajas de las tarjetas de crédito al instante casi desaparezcan, existen otro tipo de cláusulas de contrato que también pueden debilitar tus finanzas. Algunos plásticos exigen un mínimo de operaciones o de gasto para no cobrarte las comisiones, que encarecen aún más el servicio prestado.

¿Tienen alguna ventaja las tarjetas de crédito al instante?

¿Tienen alguna ventaja real las tarjetas de crédito al instante? Los mitos en los que se basan este tipo de productos son a veces el gancho de su contratación. Desmontamos algunos de ellos apelando al sentido lógico de los smartconsumers ya que muchos de ellos han sido superados claramente con la llegada de la banca online:

  • Rapidez de emisión de las tarjetas de crédito al instante. La necesidad de una tarjeta de crédito no suele ser inmediata, al menos no si se utiliza para lo que están realmente pensadas. Si por ejemplo vas a comprarte un ordenador ¿De verdad necesitas tu plástico en 24 horas? ¿O podrías esperar y así obtener un mejor precio en los intereses? La banca online les ha quitado la ventaja competitiva. Por Internet el papeleo se reduce y la tecnología agiliza el proceso logrando tu producto en plazos muy cortos de tiempo.
  • Interés del mercado en las tarjetas de crédito al instante. El supuesto interés de las personas en estas tarjetas se exagera con las campañas de publicidad masiva que apuestan por mostrarte a supuestos clientes. Por otro lado, muchos consumidores desconocen la posibilidad de recurrir a una tarjeta de crédito en muy poco tiempo contratando con bancos de confianza. Las nuevas tecnologías han cambiado las reglas del juego y solo es cuestión de tiempo que la mayor parte de las personas lo sepan para que se ahorren un montón de dinero en comisiones e intereses elevados.

Por lo tanto, analiza bien todas las opciones antes de decidirte a solicitar tarjetas de crédito al instante. Los mejores consejos son el de tener una tarjeta de crédito bancaria ya solicitada previamente para poder recurrir a ella cuando lo necesites y, por supuesto, un buen plan de ahorro mes a mes.