ventajas y desventajas de las tarjetas de credito y debito

LAS VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LAS TARJETAS DE CRÉDITO Y DÉBITO QUE NO TE HABÍAN CONTADO

El dinero de plástico, junto con las soluciones de pago móvil se han convertido en grandes herramientas de nuestro día a día. ¿Vas a viajar y además del efectivo en la moneda local, quieres ir con la tranquilidad de poder pagar u obtener más si lo necesitas? Tu tarjeta es la mejor opción. ¿Has olvidado la cartera? No pasa nada. Puedes pagar con tu smartphone en un montón de sitios. Estas son solo algunas de las soluciones de tu día a día que puedes cubrir. Pero seguro que te interesa conocer a fondo las ventajas y desventajas de las tarjetas de crédito y débito para sacarles todo el partido posible como buen smart consumer.

Ventajas y desventajas de las tarjetas de crédito y débito: todos los detalles

Probablemente, cuando se trata de comprender las ventajas y desventajas de las tarjetas de crédito y débito lo primero que conviene saber es exactamente cómo funciona cada una.

La tarjeta de crédito es como un crédito que el banco te concede. Por ejemplo, si haces una compra online en Amazon, es la entidad la que adelanta el dinero del pago a la tienda necesario y luego tú se lo devuelves a tu banco en el plazo acordado. Dependiendo de la modalidad elegida abonarás el importe a final del mes, con una cantidad fija o en un número de mensualidades específico, el interés a pagar depende de cada entidad, pero por norma general si la modalidad es “pago a fin de mes” no suele haberlos, otra cosa si, por ejemplo, la utilizas para extraer efectivo en un cajero o utilizas otra modalidad de aplazamiento.

La tarjeta de débito funciona de modo distinto. De hecho, la misma compra la pagas de manera automática con el dinero disponible en tu cuenta. Por tanto, si ese videojuego en Amazon cuesta 50€, debes tener como mínimo ese saldo para poder abonarlo.

Pero con las diferencias entre ambos plásticos claras ¿cuáles son las ventajas y desventajas de las tarjetas de crédito y débito? Lo recomendable es tener ambas, ya que puedes usarlas adaptándolas a tus necesidades específicas. Esto te dará más flexibilidad y una mayor libertad financiera.

Ventajas y desventajas de la tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito se recomiendan en aquellos casos en los que pretendes comprar algo que tendrá un uso a largo plazo, o en determinados momentos en los que te falta liquidez. Eso sí, la comodidad de los pagos aplazados devenga intereses, y por ello es conveniente hacer un plan de pagos que garantice que vas a poder abonarlo sin inconvenientes.

  • Disponibilidad y libertad. La disponibilidad de crédito te ofrece libertad sin ataduras ni complejos trámites. Puedes hacer frente a imprevistos o a caprichos sin tener que solicitar un préstamo con todo el papeleo que esto podría suponer. Además, son indispensables en servicios como por ejemplo, en la mayoría de  alquiler de coches.
  • Posibilidad de seguros. Los seguros de accidente o de viaje de estas tarjetas son muy valorados ya que suelen más completos que los de los plásticos de débito. Recuerda nunca está de más protegerse ante imprevistos y problemas.

Estas ventajas de las tarjetas de crédito son muy interesantes pero, ¿qué hay de los contras? Las comisiones del plástico y los intereses de los pagos aplazados deben ser tenidos en cuenta. De hecho, se recomienda hacer una previsión para que las desventajas se desvanezcan frente a todos los pros que te ofrece este producto bancario (por ejemplo, generalmente la opción de “pago a fin de mes” no suele llevar asociado el cobro de comisiones).

Ventajas y desventajas de la tarjeta de débito

En el caso de las tarjetas de débito también existen una serie de beneficios a destacar. A continuación detallamos los más interesantes:

  • Menos comisiones. Aunque son menos flexibles suelen tener menores comisiones, dependiendo siempre de las políticas de la entidad que elijas.
  • Gestiones más sencillas. Las tarjetas de débito son más fáciles de obtener y requieren menos papeleo que las de crédito. En el caso de las de crédito casi siempre se requiere un estudio previo de tu situación económica.
  • Control de gastos. Las compras que haces con esta tarjeta se cargan directamente  al saldo de tu cuenta con lo que el control es más inmediato.

Las desventajas frente a los plásticos de crédito son obvias. Solo puedes gastar el dinero del que realmente dispones, limitando tus planes y cobertura para imprevistos.

Las tarjetas con todo en uno: el modelo más versátil

Esta clase de tarjeta une los beneficios de ambas opciones en uno solo permitiendo al usuario elegir con qué modelo pagar en cada momento. Es decir, son tarjetas de débito, pero también de crédito. Las podrás utilizar en tus compras decidiendo el método de pago según te convenga. Por ejemplo, puedes comprar un libro por la tarde usando el modo de débito, y los billetes de tren de tus vacaciones en cuotas, recurriendo al modelo de crédito.

Para disfrutar de su versatilidad al máximo puedes elegir qué tipo de forma de pago quieres usar antes de cada compra. También tienes la posibilidad de establecer un tipo predeterminado que simplifique el proceso y cambiarlo más tarde en determinadas operaciones. ¿Y cómo se hace todo esto, te preguntarás? Pues generalmente entrando en la banca electrónica a través de cualquier dispositivo con Internet.