largo plazo

¿Qué es largo plazo?

27/11/19

No es difícil imaginar a una persona con poca experiencia en mercados leyendo nuestro anterior artículo: ¿Eso cuánto da?, y concluyendo que, puesto que la bolsa suele tener mejor rentabilidad a largo plazo, la decisión es fácil: “¡todo el dinero a bolsa!”.

 

En cambio, alguien más experimentado que vea ese razonamiento pensará: “no tan rápido, todavía no te lo han contado todo”. Y no le faltará razón, nos faltaba mirar también hacia abajo, nos faltaba este artículo.

 

De las opciones planteadas el mes pasado, la opción que menos sustos nos ha dado ha sido el depósito. ¿Qué probabilidad hemos tenido de ver rentabilidades negativas cualquier día, mes o año en esta opción? Prácticamente cero, porque realmente no ha habido ningún momento en el que hayamos estado perdiendo dinero.[1] A no ser que el banco nos esté cobrando comisiones, pero ese es otro tema y se arregla fácilmente: cambiándonos de banco.

 

Esto explica por qué la gente sigue utilizando los depósitos pese a ser la opción menos rentable, por la certeza que tienen de poder sacar dinero en cualquier momento sin que su valor nominal[2] haya bajado y sin que las canas le hayan aumentado.

 

¿Y las otras opciones? ¿Cuántos sustos nos hubiéramos llevado si hubiéramos decidido invertir en bonos globales[3] o en bolsa global[4]? Pues, mirando día a día, muchos: Desde 2001, el 46% de los días en el caso de la bolsa y el 47% de los días en el caso de los bonos fueron días con rentabilidades negativas. Como diría Homer Simpson: “Ouch!”[5].

 

Hay dos datos importantes en el párrafo anterior y ninguno de ellos tiene que ver con “Los Simpson”. Uno es que es sorprendente que la bolsa ha caído menos días que los bonos y el otro es que si miras tus inversiones todos los días, uno de cada dos días vas a llevarte una decepción.

 

¿Por qué si la bolsa ha caído menos días que los bonos estos se consideran más seguros? Por lo que caen cuando caen. La máxima caída acumulada de los bonos globales en los últimos 19 años ha sido de -11%, mientras que para la bolsa global ha sido de -58%.

 

En cuanto al segundo dato, nos lleva a hacernos la pregunta de qué pasaría si en vez de mirar nuestras inversiones todos los días esperamos más tiempo para mirarlas. La respuesta está en el siguiente gráfico:

 

% rentabilidad positiva

 

¡Que interesante! Mirando día a día o cada 5 días, hubieramos visto números rojos casi la mitad de las veces, con los correspondientes microinfartos. Sin embargo, si miramos cada 5 años[6] habríamos estado ganando dinero en el 85% de los casos en bolsa global y en casi el 100% de los casos en bonos globales[7]. Mucha mejor pinta, ¿verdad?

 

Recapitulemos, porque de esta serie de artículos podemos sacar tres valiosas conclusiones.

 

La primera es que la bolsa suele ser el activo más rentable, pero solo para el dinero con el que nos podemos permitir pérdidas durante periodos de más de 5 años y pérdidas acumuladas superiores al -40% en casos extremos. ¡Ojo!, esto no quiere decir que tengamos que ser valientes para invertir en bolsa, sino que tenemos que hacerlo con dinero que realmente no vayamos a necesitar para vivir en el corto/medio plazo.

 

La segunda es más valiosa aún y es que mirar todos los días lo que han hecho nuestras inversiones solo nos va a hacer sufrir la mitad de ellos, mientras que, si lo miramos de manera anual, veremos pérdidas menos de un tercio de los años.

 

Por lo tanto, salvo que nos guste sufrir “de gratis” o que seamos como el granjero de la parábola y no nos afecten los vaivenes del mercado; lo mejor es que hagamos como hizo Ulises con las sirenas y elaboremos un plan que nos impida caer en la tentación de mirar nuestra cartera con mucha frecuencia.

 

La tercera y última conclusión es que, si consideramos largo plazo como el periodo donde es complicado perder dinero con un activo, parece que para el caso de la bolsa global largo plazo debería ser 10 años, para los bonos globales 5 años y para un depósito 1 día.

 

Así, por fin podemos contestar una pregunta tan ambigua como: ¿Qué es largo plazo? Saber contestarla no solo nos ayudará con nuestras inversiones, sino que también debería mejorar el efecto que estas tienen en nuestra salud. “Easy!”

 

Fuente de los datos: Bloomberg, Morningstar y elaboración propia.

 

[1] Esto asume que los depósitos no tienen tipos negativos. Aun con esa asunción esto no es del todo cierto, porque si el depósito o la cuenta dan una rentabilidad inferior a la inflación, realmente cada día que pasa ese dinero vale menos porque nos permite comprar menos cosas, pero ese es un tema para otro “¿Sabías que…?”

[2] El valor nominal, lo que ves en la cuenta, no ha bajado, pero el real, teniendo en cuenta la inflación, si suele bajar

[3] Bloomberg Barclays Global Aggregate TR USD

[4] MSCI World NR USD

[5] Realmente en inglés dice: “D’oh!”

[6] Estamos usando datos diarios. Por ejemplo, para el periodo de 5 años estamos cogiendo todos los periodos de 1.300 días hábiles consecutivos que hay entre 2001 y 2019 y viendo cuantos tienen rentabilidades acumuladas positivas. En el caso de la bolsa global, entre 2001 y 2019 tuvo 516 periodos de 1.300 días hábiles consecutivos con rentabilidades negativas, de los 3.577 periodos posibles (14,4% de los periodos tuvieron rentabilidades negativas)

[7] Solo por comprobar que no ha pasado nada especial este siglo hemos mirado también que pasó desde que se creó el índice de bolsa global en 1970: ¡et voilà!, solo un 3% de los periodos de 120 meses (10 años) han tenido una rentabilidad negativa. Tampoco se ven resultados distintos desde la creación del índice de bonos global en 1990.

¿AÚN NO ESTÁS SUSCRITO A INVERTIPS?

No te pierdas nada de nuestra newsletter sobre actualidad, lecciones y curiosidades de inversión. ¡No tienes que ser cliente de EVO!

 

 ¡SUSCRÍBETE YA!

 

ENCUENTRA TU FONDO DE INVERSIÓN
FONDO INTELIGENTE EVO
OTROS FONDOS Y VALORES
PLAN DE INVERSIÓN INTELIGENTE EVO