camino al ahorro

Un viaje de 10.000 kilómetros

26/06/2019

El enero de 2007 Steve Jobs presentó el iPhone al mundo.

Unos días más tarde, Steve Ballmer, CEO de Microsoft, se rio a carcajadas al ser preguntado por su impresión de la presentación y dijo:

“Es el teléfono más caro del mundo y no vale para negocios porque no tiene teclado…”

¡Vamos, que dio en el clavo!

Ballmer no fue el único que se equivocó, el CEO de Nokia y muchos críticos de tecnología pensaron lo mismo. Su error fue que estaban juzgando al iPhone por lo que era en ese momento[1], no por lo que podía ser en el futuro.

Esto nos pasa muy a menudo a todos, vemos algo que hoy en día es inferior y lo descartamos por ello, sin ver lo que puede llegar a ser.

No obstante, eso no nos pasa con los bebés, que en el fondo al nacer son como el iPhone en 2007: un ser limitado, pero con un potencial ilimitado.

Nadie espera echarse una partidita de Fornite ni ver la última comedia romántica de Netflix con su hija o hijo de 4 años. Todos entendemos el estado de maduración en el que se encuentran y sabemos que hay que dejar pasar el tiempo para que puedan crecer y ofrecer todo su potencial.

¿Por qué con los bebés entendemos el proceso y con el iPhone no? Seguramente porque hemos visto miles de bebés pasar por el mismo proceso y nunca hemos visto a un iPhone hacerlo.

Esto viene a cuento porque el mes pasado presentamos una forma de ahorrar que esperamos que muchos estéis implementando ya. Como dijimos, la principal ventaja de la automatización del ahorro es que una vez implementada ya tendremos casi todo hecho.

El problema puede venir si miramos lo ahorrado mes a mes y decidimos que es muy poco dinero, que no nos va a sacar de pobres y cancelemos todo el proceso. Lo que entre nosotros podríamos llamar “marcarse un Ballmer”.

Pues bien, en vez de “marcarnos un Ballmer”, lo que tenemos que hacer es ver la cuenta donde hemos empezado a ahorrar como si de un recién nacido se tratara, algo que ahora consume esfuerzo y dedicación, pero que dentro de no pocos años será nuestro futuro.

Tenemos que ser conscientes de que el mejor amigo del ahorro y la inversión es el tiempo. Igual que un hijo tarda 18 años en ir a la universidad y, toquemos madera, 30 años en irse de casa; nuestro dinero tardará 18 años en aportar más por lo que renta que por el ahorro y 30 años en proporcionarnos un sueldo similar al que recibimos actualmente.

Además, no olvidemos que lo que vamos acumulando con nuestro ahorro automatizado sólo lo podremos apreciar al mirar atrás y compararlo con lo que teníamos hace 5 o 10 años. Del mismo modo que de un día para otro no notamos los cambios del bebé del vecino, pero cuando estamos dos meses sin verlo nos cuesta reconocerle.

En definitiva, tenemos que recordar el proverbio chino de Lao Tzu:

Un viaje de 10.000 kilómetros empieza con el primer paso

Lo bueno es que el primer paso, el más difícil, ya lo dimos hace un mes. Ahora solo hay que seguir caminando…

 

 

[1] No tenía 3G, no se podía copiar y pegar y otras cosas que si tenían otros móviles. Tampoco tenía propiedades que tiene ahora pero no existían entonces, como la App Store.

¿AÚN NO ESTÁS SUSCRITO A INVERTIPS?

No te pierdas nada de nuestra newsletter sobre actualidad, lecciones y curiosidades de inversión. ¡No tienes que ser cliente de EVO!

 

 ¡SUSCRÍBETE YA!

 

ENCUENTRA TU FONDO DE INVERSIÓN
FONDO INTELIGENTE EVO
OTROS FONDOS Y VALORES
PLAN DE INVERSIÓN INTELIGENTE EVO