coronavirus

¡Que no cunda el pánico!

09/03/2020

“La volatilidad siempre vuelve y eso que lo de este mes ni siquiera se puede considerar una vuelta real de la volatilidad”, decíamos el mes pasado, y vaya si ha vuelto.

 

Esta es curiosamente casi la misma frase con la que empezamos nuestro artículo: “¿Qué le decimos al dios de la muerte?” hace menos de un año, artículo que todos deberíamos volver a leer en momentos como el actual.

 

No obstante, la volatilidad realmente solo apareció durante la última semana de febrero. Antes de eso, el índice global de la bolsa[1] se recuperó de sus caídas de finales de enero y fue haciendo nuevos máximos día tras día, ignorando la posibilidad de un contagio global y la desaceleración que se estaba produciendo en China por las medidas tomadas para frenar el virus.

 

Pero el 24 de febrero las bolsas despertaron de su sueño con el coronavirus asentado en el norte de Italia y empezaron las caídas y la volatilidad, encadenando varios días de caídas superiores a 3%.

 

A cierre de febrero las bolsas habían caído más de un 10% desde máximos del mes, lo que en muchos casos simplemente las coloca en niveles del mes de octubre. Por lo tanto, tampoco es que las bolsas se estén preocupando tanto, simplemente han reflejado lo incierto de la situación.

 

Cualquier cosa que podamos decir del propio coronavirus no es más que una suposición, lo que sí parece claro es que las medidas que están tomando los gobiernos y las empresas van a provocar una desaceleración a nivel global. Si tiene sentido o no que tomen esas medidas importa poco[2], porque el caso es que las están tomando.

 

Cuánto va a durar y de qué magnitud va a ser la desaceleración no lo sabe nadie, pero no es disparatado pensar que será un bache temporal y que cuando todo se tranquilice volveremos a la normalidad. Sí, las empresas habrán perdido algo de dinero, pero en la mayoría de los casos su valor de largo plazo no se habrá visto dañado.

 

Por lo tanto, este no es momento de entrar en pánico sino de mantener la tranquilidad y seguir ejecutando nuestra estrategia de ahorro e inversión periódica. Como dice el poema “If” de Rudyard Kipling:

 

“Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila,

Cuando todo a tu lado es cabeza perdida.

¡Serás un hombre, hijo mío!”

Y es que en momentos así hay mucha cabeza perdida por el mundo. Poca duda hay de que todavía va a haber mucha volatilidad hasta que todo se resuelva, pero si nos mantenemos tranquilos podremos beneficiarnos de ella en vez de ser su víctima.

Por eso recomendábamos al principio la lectura de nuestro artículo de junio del año pasado[3] y por eso terminamos de la misma forma que termina aquel, con una frase de Juego de Tronos que siempre deberíamos recordar en momentos así:

“¿Qué le decimos al dios de la muerte?”

“Hoy, no”

 

[1] MSCI World.

[2] No serán pocos los que piensen que este puede ser un caso en el que el remedio puede ser peor que la enfermedad.

[3] De hecho, al igual que pasó en ese mes, han sido una vez más los banqueros del Monopoly los que han salido al rescate de los mercados.

¿AÚN NO ESTÁS SUSCRITO A INVERTIPS?

No te pierdas nada de nuestra newsletter sobre actualidad, lecciones y curiosidades de inversión. ¡No tienes que ser cliente de EVO!

 

 ¡SUSCRÍBETE YA!

 

ENCUENTRA TU FONDO DE INVERSIÓN
FONDO INTELIGENTE EVO
OTROS FONDOS Y VALORES
PLAN DE INVERSIÓN INTELIGENTE EVO