invernadero

“Que vivas en tiempos interesantes”

08/05/2020

 

Los ingleses tienen una expresión: “Que vivas en tiempos interesantes”, que nosotros siempre hemos entendido como algo bueno, pero que ahora interpretamos como una maldición. Está claro que vivimos en “tiempos interesantes”, pero la verdad es que visto lo visto preferimos los “tiempos aburridos”.


Tan “interesantes” son los tiempos en los que vivimos, que en 6 meses el índice que engloba todas las bolsas del mundo desarrollado[1] subió un 10% entre noviembre y mediados de febrero, para después bajar un 34% hasta el 23 de marzo y posteriormente subir un 28% hasta final de abril.


A muchos les sorprendió la primera subida, a más aun la brusca y abultada bajada y hasta el más optimista está confundido con la magnitud y velocidad de esta última subida.


Es verdad que están imprimiendo mucho dinero y que eso es muy positivo para la bolsa a largo plazo, como hemos repetido en nuestros anteriores artículos. No obstante, es difícil entender que el índice tecnológico americano Nasdaq esté en positivo en el año.


Pero… ¿realmente tenemos que intentar entenderlo? Claramente no.


Llevamos mucho tiempo diciendo que el mercado se mueve por expectativas y que no importa lo que pase en el mundo, sino la diferencia entre lo que pase y lo que esperaba el mercado.


Es decir, no solo tenemos que saber lo que va a pasar, sino que también tenemos que saber lo que espera el mercado. El problema es que lo primero es imposible y, en cuanto a lo segundo, estaría bien poder preguntarle al mercado qué está esperando, pero al menos a nosotros nunca nos ha contestado.


Es por eso por lo que siempre hemos defendido que es mejor ni intentarlo y en su lugar tener un plan de ahorro mensual automático, que no solo saque de tu cuenta lo que ahorras cada mes, sino que luego lo invierta en los activos apropiados según tu horizonte temporal.


La tesis detrás de este enfoque es simple: no podemos saber lo que va a hacer el mercado en el corto plazo, pero sabemos que tiende a subir con el paso del tiempo y que comprando todos los meses obtendremos un precio que no estará mal.


Este enfoque tiene además una ventaja muy grande: una vez automatizado el proceso, nos podemos olvidar de nuestras inversiones.


Esta ventaja no es despreciable. Como vimos en su momento, mirar diariamente lo que han hecho nuestras inversiones solo nos va a hacer ver pérdidas la mitad de los días, mientras que mirando anualmente veremos pérdidas en menos de un tercio de los años.


Los últimos 6 meses solo son una prueba más de que esto es cierto: si hubiéramos mirado nuestras inversiones todos los días, habríamos sufrido la montaña rusa del segundo párrafo, algo que ni nuestro granjero favorito puede soportar.


En cambio, si la última vez que miramos fue a finales de octubre, ahora veríamos un -7% en bolsa global y un +1,5% en bonos globales. Vale, no es una maravilla, pero con la que está cayendo no está mal y, sobre todo, al mirarlo así nos hemos evitado ver un -34% y un -8% por el camino[2].


Está claro que este método no va a evitar que perdamos dinero en momentos así, pero si va a reducir lo “interesantes” que sean los tiempos en los que vivamos, al menos en lo que a los mercados se refiere.

 

[1] MSCI World.

[2] Usando los índices MSCI World NR y Bloomberg Barclays Global Aggregate TR entre el 31 de octubre y el 30 de abril.

¿AÚN NO ESTÁS SUSCRITO A INVERTIPS?

No te pierdas nada de nuestra newsletter sobre actualidad, lecciones y curiosidades de inversión. ¡No tienes que ser cliente de EVO!

 

 ¡SUSCRÍBETE YA!

 

ENCUENTRA TU FONDO DE INVERSIÓN
FONDO INTELIGENTE EVO
OTROS FONDOS Y VALORES
PLAN DE INVERSIÓN INTELIGENTE EVO